Pensamiento cr¡tico y La Filosof¡a de Conocimiento

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF Pensamiento cr¡tico y La Filosof¡a de Conocimiento PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro Pensamiento cr¡tico y La Filosof¡a de Conocimiento. Feliz lectura Pensamiento cr¡tico y La Filosof¡a de Conocimiento Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF Pensamiento cr¡tico y La Filosof¡a de Conocimiento en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF Pensamiento cr¡tico y La Filosof¡a de Conocimiento Pocket Guide.

Editorial: Arpa. Fue uno de los títulos que catapultó a este pensador francés a la fama. Un aire fresco para recapacitar sobre estos temas desde otra perspectiva. Autor: Michel Onfray.

10 libros de Filosofía para fomentar el pensamiento crítico

Editorial: Edaf. Este ensayo fue galardonado con el Premio Anagrama de Ensayo en Para Russell, vida feliz es sinónimo de vida buena pero siempre desde una perspectiva analítica. Autor: Bertrand Russell Editorial: Debolsillo. Autor: Epicteto. Autor: Alain de Botton Editorial: Taurus. Este libro acierta con las claves de una de las cuestiones esenciales para llevar a cabo este conocimiento: la motivación. Poseer las habilidades y disposiciones para creer o actuar críticamente no es suficiente para ser realmente un pensador crítico.

Consideremos los fumadores que deciden renunciar al vicio, pero nunca logran su decisión. Aquí algunos ejemplos de cada categoría:.


  • 10 libros de Filosofía para fomentar el pensamiento crítico!
  • El rol de la filosofía en el desarrollo del pensamiento crítico!
  • Pensamiento crítico y reflexión en el Día Mundial de la Filosofía.
  • Programación web segura.
  • Unción de los muertos: La oscuridad del terror metafísico!

Incluye disposiciones, por ejemplo, las disposiciones para buscar razones y pruebas en la toma de juicios y para evaluar tales razones cuidadosamente de acuerdo con los principios relevantes de la evaluación de razones. Se trata de la persona como un todo y no solo algunos episodios o características particulares.

El arte de aprender a pensar - Ministerio de Educación Nacional de Colombia

A primera vista, parece que el espíritu crítico solo mueve la razón para hacer su trabajo. Parece como si su valor estuviera en su poder para hacer que la razón ejecute sus habilidades. Las disposiciones son guías para que la razón haga bien su trabajo, es decir, para evaluar apropiadamente los argumentos.

Por lo tanto, los pensadores críticos no son solo personas bien capacitadas en habilidades de pensamiento. Por el contrario, se mueven por su propio espíritu crítico para valorar buenas razones y actuar en consecuencia. Respecto del pensamiento crítico, definido a partir de los componentes evaluativo y disposicional, cierto conocimiento de sí mismo es necesario para ser verdaderamente una persona crítica, puesto que tal conocimiento de las tendencias o inclinaciones personales, de los prejuicios, emociones, razones, etc.

En otras palabras, sin un conocimiento de ciertos aspectos personales, las evaluaciones realizadas pueden ser tan sesgadas y parciales que finalmente no habría un pensamiento crítico imparcial sino totalmente sesgado. Se podría decir que precisamente el objetivo de un pensador crítico es conocer tales estados mentales y que lo logra gracias al pensamiento crítico, bien sea que ya esté desarrollado o que se esté aprendiendo. Pero aquí es donde se halla la posibilidad de estar incluyendo en la comprensión de tal tipo de pensamiento la condición de un conocimiento de sí mismo directo y transparente, es decir, que el pensador crítico logra conocer sus prejuicios, inclinaciones, etc.

En este sentido, bien sea que antes de iniciar un ejercicio de pensamiento crítico o precisamente como parte fundamental de este, esta postura se basa en que el pensador crítico puede conocer sus estados mentales con claridad. Sobre el acceso especial, esta pensadora afirma que.

Las auto-atribuciones poseen una presunción de verdad cuya negación por parte de un interlocutor, en contextos normales i. En este caso no se trata de una capacidad especial, sino que cualquier persona en condiciones normales posee plena autoridad respecto de lo que ella misma afirma sobre sus propios estados mentales en un contexto normal. Las condiciones de normalidad para confiar en tal autoconocimiento se reducen a que la persona sea sincera y sana mentalmente.

Se trata, por tanto, de un autoconocimiento fiable de los propios estados mentales en los que cualquier persona puede basarse para realizar sus ejercicios de pensamiento crítico al evaluar acciones o creencias.

Un “detector de chorradas”

En otras palabras, hay ciertas condiciones para que una proposición y su autoatribución cuenten como autoconocimiento: I la creencia se debe poder expresar en primera persona yo , por tanto, es consciente; II debe ser sobre estados mentales o psicológicos y no sobre hechos físicos como la estatura o el peso; III también debe ser inmediata, es decir, no se requiere recabar evidencia, ni de un proceso de inferencia para conocer un estado mental, y por ende no hay un medio por el cual se conoce el estado mental. Por ejemplo, en este momento tengo un dolor moderado en mi hombro derecho. Esta sensación la conozco inmediatamente, no requiero de un proceso de inferencia racional para identificar este estado mental dolor , y, por supuesto, puedo formular la siguiente proposición actitudinal: me duele el hombro derecho.

Pero miremos este otro ejemplo: alguien puede pensar que no es racista y sostiene su creencia en ciertas razones que le parecen suficientemente fuertes: a saluda cordialmente a sus vecinos de color; b comprende que son una cultura diferente y por ello se comportan de modo muy diferente a él, incluso pareciéndole irritantes en ocasiones; c tiene amigos cercanos que son de color.

Usted está aquí

Podríamos pensar que sus razones cumplen las condiciones señaladas y por tanto aquí habría autoconocimiento. Así mismo, aunque no era necesariamente debido a la primera condición, sería posible verificar dichos estados mentales ante la evidencia disponible. Estas dos condiciones resultan no satisfechas en el caso de las actitudes implícitas prejuicios, sesgos, tendencias, etc. Así, pues, habría que aceptar que hay algunos estados mentales que no se pueden conocer directa e inmediatamente, tales como los prejuicios, sesgos, tendencias o, en general, las actitudes implícitas.

A diferencia de los dolores, los gustos personales, las sensaciones o pensamientos, las actitudes implícitas mencionadas suelen estar escondidas u ocultas bajo nuestros pensamientos y acciones. A nuestro modo de ver, la teoría del pensamiento crítico elaborada por el MPC asume o presupone el autoconocimiento inmediato e infalible; de hecho sería una base fundamental para su teoría y por ello lo proponen como un elemento necesario del pensador crítico, aunque lo denominen con varios términos.

Para estos pensadores es claro que podemos acceder a nuestros pensamientos y procesos de pensamiento inmediatamente, pues simplemente hay que pensar en cómo pensamos.

¿Adiós al pensamiento crítico?

Parafraseando a Lazos, se trata entonces de una autoconciencia inmediata de nuestros propios estados mentales Esta autoconsciencia inmediata es evidente en la siguiente cita de los pensadores del proyecto Delphi cuando afirman que un pensador crítico puede. Por tanto, se sigue que bajo la perspectiva del MPC los seres humanos podemos identificar inmediata y plenamente las razones o los procesos mentales por los cuales afirmamos una creencia o decidimos ejecutar cierta acción.

Desde esta perspectiva, los pensadores del MPC aceptan el autoconocimiento y lo incluyen dentro de las habilidades del pensamiento necesarias para el pensador crítico. Por lo tanto, no es suficiente que la persona sea o esté autoconsciente de sus estados mentales, que sea sincera y que esté sana mentalmente.

Aunque cumpla estas condiciones ha de revisar sus propios argumentos y creencias. Ahora bien, el autoconocimiento no es solamente una posición general, sino un supuesto fundamental en la concepción del pensamiento crítico que ha elaborado este movimiento. Tanto en el componente evaluativo las habilidades del pensamiento y los criterios y el espíritu crítico el conjunto de disposiciones se halla implicado el autoconocimiento aquí enunciado.

Se trata sobre todo de la fuerza probativa y normativa expuestas arriba. Solamente bajo este acceso a nosotros mismos podemos identificarlas y evaluarlas bajo los criterios propuestos. Si este prejuicio no es consciente, inmediato y por ende el entrevistador no lo conoce, su decisión no es la de un pensador crítico. En general se trata de un seguimiento del proceso de adquisición y desarrollo de tales habilidades.

Si bien es cierto que estos conocimientos se pueden saber, no parece ser posible que se adquieran directamente, sino por medio de test psicológicos diseñados para tal fin, o por medio de un tercero que conozca los rasgos o acciones específicas que corresponden a una habilidad y sus niveles de desarrollo.

En ninguno de estos casos el conocimiento sería inmediato. Desarrollar estas disposiciones implica poder acceder a sí mismos con el fin de identificar estos elementos que oscurecerían e invalidarían las razones para creer o actuar. Tal vez las personas podamos acceder directamente a algunas de nuestras experiencias, como a nuestras preferencias o gustos, nuestras penas y dolores.

Empero, reconocer las propias tendencias, prejuicios, inclinaciones, etc. El problema que surge es sobre el conocimiento de esta clase de estados mentales que podrían oscurecer un examen de razones.

Tales faltas se deben precisamente a que los prejuicios no son conscientes a los individuos, sino que permanecen ocultos o subyacentes al pensamiento y las acciones. Así, estos estados mentales como los prejuicios, sesgos o inclinaciones personales no se podrían identificar inmediatamente a pesar de un mecanismo de monitoreo constante y tampoco podríamos confiar en la autoridad de primera persona. Hasta este punto se ha mostrado que los pensadores del MPC ciertamente incluyen una noción de autoconocimiento directo y casi-infalible y es uno de los fundamentos de su concepción del pensamiento crítico.

Si bien se podría aceptar que sí hay ciertos conocimientos directos y transparentes a las personas, como las sensaciones corporales, también es aceptado que hay conocimientos inaccesibles directamente, y por el contrario, podemos caer en el autoengaño. Los pensadores del MPC basan su teoría en la posibilidad de un autoconocimiento directo y casi-infalible. Ser una persona crítica implica, al menos para estos pensadores, poder criticar a partir de juicios bien razonados y examinados, es decir, poder identificar las razones o creencias y los propios sesgos o condicionamientos que pueden limitar el ejercicio de la crítica.

En ese libro, Sagan enumera nueve reglas del pensamiento escéptico:. Después de enfrentar durante dos años una enfermedad en la médula ósea, murió de neumonía a los 62 años.

Un “detector de chorradas”

El 20 de diciembre de , el cosmólogo se convirtió en polvo de estrellas. Pulse Entrar. Iniciar sesión Perfil. Es En. Ciencia Economía Humanidades Tecnología.