Elementos de equitación militar para el uso de la caballería española

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF Elementos de equitación militar para el uso de la caballería española PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro Elementos de equitación militar para el uso de la caballería española. Feliz lectura Elementos de equitación militar para el uso de la caballería española Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF Elementos de equitación militar para el uso de la caballería española en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF Elementos de equitación militar para el uso de la caballería española Pocket Guide.

Esplicacion de las definiciones precedentes.

Browse subject: Caballería militar | The Online Books Page

La parte inmóvil se halla en medio de las dos movibles, y les sirve de punto de apoyo; coge desde las caderas hasta las rodillas. Por manera que las partes que componen la inmóvil son las nalgas, las caderas, los muslos y las rodillas. El cuerpo hasta las caderas, ó remate de la cintura , es la primera de las partes movibles. Comprende como partes principales la cabeza, los hombros y los brazos, el pecho, las manos y la cintura. Esta es la posición natural, en la cual gravita ó se mantiene el cuerpo sobre sí mismo; no abruma al caballo con su peso, ni necesita de fuerza alguna para sostenerse.

La menor inclinación del cuerpo hacia cualquiera parte, le hace necesitar de la fuerza de los muslos y rodillas para tenerse.

Mucho más que documentos.

Las piernas y los pies forman la segunda parte movible. Cil al cuerpo, y los muslos flojos amplían considerablementeel asiento establecido ya sobre las asentaderas y rabadilla. Tal es el arte con que las partes.


  • La noche sobre los dos ríos.
  • La dieta de los 17 días.
  • El concepto de neurosis obsesiva en Freud;
  • OMNIA - Caballería militar, Obras anteriores a , España;
  • Elementos de Fortificacion Moderna.
  • Coaching Gerencial: Una visión General!
  • Elementos de Equitacion Militar Para El USO de La Caballeria Espanola (English, Spanish, Paperback)?

Lección esencial. Demostración de la posición. De la mano ó manos de las riendas. Tal es la posición que llamamos natural, en la que por ser legítimamente así, no tiene el soldado que emplear fuerza alguna, pudiendo conservarla, sin cansarse, todo el tiempo que quiera. Las riendas se dividen en rienda de afuera y rienda de adentro, ó rienda de dirección. Rienda de afuera es siempre la que mira ó se queda fuera del cuadro, torno ó vuelta sobre que se gira ó se trabaja.

De la independj. Hemos dicho que los movimientos de las manos deben ser independientes de los del cuerpo, y que en el caso de tener que emplearse alguna fuerza, debia constituirse et principio del espinazo, como centro de la resistencia : veamos de qué modo lo primero, como tan esencial, pueda practicarse.

El mover las manos por repentes, en vez de dar un mando agradable al animal, produce los sofrenazos, vicio que constituye las malas manos. Dé la verdad de nuestro sistema. En segundo lugar, semejantes movimientos endurecen la muñeca, el brazo y aun el hombro , porque ocupada la mano con ellos, desatiende el verdadero origen de las acciones de las manos, que son las articulaciones competentes.

Espliquemos este punto.


  • One Moment please;
  • Lo que el Modelo se llevó: Todo lo que perdimos en la Década Ganada!
  • Elementos De Equitacion Militar Para El Uso De La Caballeria - $ ,00 en Mercado Libre.
  • Laiglesia y Darrac, Francisco (1771-1852)..
  • ¿Es el arte un misterio o un ministerio?: El arte contemporáneo frente a los desafíos del profesionalismo (Arte y Pensamiento).

De los movimientos del cuerpo. Desenvolvamos estos principios. Esta consistencia, que añade al cuerpo del hom-. De la lección sobre circuios. Sucede pues que moviéndose ó trotando el caballo por derecho, las sacudidas que recibe el ginete son en línea recta y perpendiculares bajo de sí; puede por tanto resistirlas, y recaer siempre en su mismo sitio en la silla. Pero en el círculo, las sacudidas del caballo, por un efecto natural de las fuerzas centrífugas, despiden al hombre con la mayor fuerza desde el centro hacia afuera de la circunferencia.

Siendo tan generalmente admitida la lección que vulgarmente se llama de la cuerda ó círculo para los principiantes, no hemos podido disimular aquí los gravísimos inconvenientes que encierra, y dificultades insuperables para el recluta que no se halla preparado de antemano para recibirla. Demostración de la lección del circulo.

One Moment please...

Para corroborar los principios que dejamos esta- 78 ELEMENTOS blecidos, y siguiendo siempre nuestro sistema de convencer al entendimiento por medios irrefragables, hemos tratado de demostrar la lección del círculo del modo siguiente. Marchas perfectas. Las marchas del caballo se dividen en naturales y artificiales. Las marchas naturales se dividen en perfectas é imperfectas. Las marchas perfectas son tres: el paso, el trote y el galope.

El primer movimiento es el del brazo derecho; el segundo inmediato el de la pierna izquierda; el tercero el del brazo izquierdo, y el cuarto el de la pierna derecha; y así siempre alternativamente. Dos diferencias ó movimientos principales hay que observar en el galope, uno para la mano derecha, que se llama galopar sobre la derecha ; otro para la mano izquierda, que se dice galopar sobre la izquierda; distinguiéndose ambos en que la mano y pie sobre que galopa el caballo, deben señalar el camino, y colocarse en tierra mas adelantados que los opuestos.

Para galopar sobre la izquierda es el mismo movimiento , aunque son inversas las posiciones. Cualidades del paso y del trote; modo de llevar al caballo en estos aires. El paso castellano, conforme lo hemos ya sentado, es la marcha mas lenta y suave del caballo; pero no se entienda aquí, que consiste la habilidad de llevarle en este aire, en dejarle en aquel tranco natural y abandonado que tiene todo bruto de por sí; tratamos de aquel paso igual, airoso, sentado de cuarto trasero, que denota desde luego tan buena educación en el caballo como habilidad en el ginete.

Y demuestra este paso habilidad en el ginete, porque nó habiendo caballo que se arregle por sí solo, el hombre que haya de poner un caballo andando bien, necesita de tres cualidades muy precisas, que son firmeza y quietud en su asiento, tiento en las manos, y actividad oportuna en las piernas. Las marchas imperfectas del caballo, son el paso de andadura y aquellos otros que de esta se derivan, y hemos nombrado al principio de este capítulo. Y todos estos pasos siguen poco mas órnenosla misma marcha. En la andadura imperfecta, caminando el caballo de andadura con los pies, va galopando con los brazos; y al contrario, marchando de andadura con los brazos, va galopando con los pies.

Marchas artificiales. Habiendo ya esplicado en el capítulo de las manos de las riendas de qué. Es efectivamente cierto que el caballo que no ha sido ejercitado en ella, carece deflexibilidaden el cuello, y de la agilidad precisa en las espaldas para toda acción en que tenga que cruzar un brazo sobre otro, que es la operación precisa de toda vuelta. De la espalda adentró. Para esto tres puntos essenciales reclaman en este momento toda su atención: primero, montar con estribos; segundo, calzarse las espuelas; tercero, mandar al caballo con sola la inano de la brida, reemplazando con el bocado el bridón que le hemos hecho usar hasta aquí.

De la medida justa de los estribos. Porque es evidente que el ginete que monta corto, por razón natural ha de elevar las rodillas; y quedando. La mano para ser buena ha de tener tres cualidades esenciales; ha de ser firme, ha de ser suave, y ha de ser ligera. Mano ligera es la que disminuye aun el punto de apoyo modificado ya por la mano suave. Obsérvense dos espresiones de que nos valemos Combinación dé la mano y las piernas.

Y para distinguir con mas claridad el efecto de cada una, examinémoslo por separado y en masa. Esta misma operación produce la buena parada; y modificada! Y la concordanék de ja mano y las piernas del ginete no es otra ooda que la. Las paradas sobre el paso y el trote se hacen en un solo tiempo; pero en el galope y, la.

La media' parada es una parada empezada y no concluida. Del galope. Posición del cuerpo en el galope. Pongamos este principio mas en daro. La acción del caballo en la cambiada sobre el galope, es la de contener los remos que lleva mas adelantados, para presentaren su Ingar los que venian mas atrasados. Las ayudas:para cambiar al caballo de mano sobre el galope, son las. Consiste el mérito de la cambiada en que no se tercie oi se vierta el caballo; en que no' se precipite ni arrebate, y en que en el instante mismoi de la'cambiada siga galopando unido y sosegadainente sobre la nueva mano en que se ha puesto.

Pero hemos dicho que el caballo puede alterar de tres modos la, verdadera cpqrdinacioiii del galope. Del sentir al caballo. Debe, pues, el soldado pedir el salto al caballo con dos ayudas correspondientes. El soldado eft la carrera debe guardar la gracia de la buena posición por medio del pliegue de la cin tura, y la docilidad en acompañar y dejarse ir con el i 32 ELEMENTOS caballo.

Debe bajar.

Caballería militar

Demostración de la posición del cuerpo en él galope. Es Tardad que. Secuela de nuestras teorías. Hagamos estos principios cada vez mas patentes, siguiendo el hilo de las mismas operaciones, para sacar de ellas las consecuencias. Unidad en las operaciones. Primera Operación.

Al gineté también' se le liaté cómodo entonces apretarse con las piernas íií caballo para recobrar el equilibrio del tronco, correspondiendo este, movimiento suyo al mismo!

Elementos de Equitación Militar Para El Uso de La Caballería Española

Esta operación, hecha por el soldado Sobre un caballo parado, le decide al paso. Las mismas ayudas siempre, estoes, las que tienen la virtud de empujar, usadas en un grado proporcionado de suavidad, sostienen la acción del ca- 13S. Segunda operación. Tercera tj cuarta operaHon. Consecuencia general.


  • Criopolis (Las aventuras de Miles Vorkosigan 15).
  • Elementos De Equitacion Militar Para El Uso De La Caballeria.
  • DE DON JUAN A SAN GABRIEL!
  • Los muchachos sin nombre;
  • Diez Hombres Culpables.
  • Sueño en el pabellón rojo. Vol I (Rústica).

Nos parece queda sobradamente probado que la primera lección que recibe el soldado bajo este sistema es la misma que ha de percibir hasta el fio. Que el principio de nuestras operacioBes, nacido de!